martes, 21 de junio de 2016

Clasificación de personalidades MBTI; ¿INTP o INTJ?





¿Qué es el MBTI?


El sistema de clasificación MBTI (Myers-Briggs Type Indicator o Indicador de Tipo Myers-Briggs) es un inventario de personalidades cuyo propósito principal es clarificar y dotar de un uso práctico a la teoría de los tipos psicológicos descritos por Carl Gustav Jung.

Esta teoría dice que las variaciones en el comportamiento humano, que usualmente parecen azarosas, son en realidad consistentes y bastante ordenadas, y que se derivan de diferencias básicas en el modo en el que los individuos preferimos usar nuestra percepción y nuestro juicio. Si las diferencias en la forma en que cada humano percibe y llega a sus conclusiones son sistemáticas, entonces se deduce que sus diferencias de intereses, reacciones, valores, motivaciones y habilidades corresponden también al mismo sistema.

Para clasificar estas diferencias se proponen 4 dicotomías de preferencias básicas: 
  1. ¿En qué situación te sientes con más energía y más atento? a) socializando con una o un par de personas a la vez o permaneciendo a solas con tus pensamientos (Introvertido), o b) socializando con mucha gente a la vez y entrando en contacto directo con el mundo (Extravertido).
  2. ¿En qué te enfocas más? a) en interpretar, encontrar significado, vislumbrar patrones y pensar en las posibilidades de la información que recibes (iNtuitivo), o b) en la información directa, básica y tangible: tal cual llega a ti a través de los sentidos (Sensorial).
  3. ¿Cómo tomas tus decisiones? a) le das más importancia a la lógica, a la consistencia y a los principios objetivos y los hechos impersonales (pensador o Thinker), o b) le das más peso a las cirunstancias, al bienestar de la gente y a la armonía social (sensitivo o Feeler).
  4. ¿Cómo estructuras tu interacción con el mundo? a) lo ordenas todo de antemano, sigues pasos definidos y llevas un estilo de vida decidido y firme (crítico o Judging), o b) prefieres estar abierto a las opciones y a las posibilidades, eres flexible y llevas un estilo de vida adaptable (Perceptivo).
La elección de estas preferencias básicas da como resultado 16 tipos distintivos de personalidad, cada uno identificado por 4 letras correspondientes las 4 respuestas a las dicotomías (INTJ, INTP, INFJ, INFP, ISTJ, ISTP, ISFJ, ISFP, ENTJ, ENTP, ENFJ, ENFP, ESTJ, ESTP, ESFJ, ESFP).

A su vez, la combinación de las cuatro preferencias en cada tipo implica cuatro de ocho posibles funciones cognitivas básicas (Se, Si, Ne, Ni, Fe, Fi, Te y Ti), establecidas bajo un orden funcional jerárquico definido para cada tipo:
1) Dominante (la función primaria, activada la mayor parte del tiempo, desarrollada desde la infancia y definitoria del comportamiento básico)
2) Auxiliar (la función que equilibra a la dominante, desarrollada durante la juventud y que ofrece el punto de crecimiento más accesible)
3) Terciaria (una función que suele desarrollarse durante la vida adulta y que da balance a la auxiliar pero que comparte su naturaleza cualitativa extravertida o introvertida con la dominante)
4) Inferior (una función obscura y básica, poco desarrollada y relativamente inconsciente que bien explotada sirve como contrapeso y "descanso" para la dominante, con una naturaleza cualitativa extravertida o intravertida similar a la de la auxiliar, pero que mal llevada puede convertirse en una adicción peligrosa).


¿Por qué me centro únicamente en los tipos INTP e INTJ?


Hace poco que me topé con este sistema, y como aficionado al estudio de la mente humana me pareció asombroso su grado de exactitud y fiabilidad, así como la enorme cantidad de información que puede deducirse de cada tipo. Tomé el test y luego estuve investigando (en realidad sigo haciéndolo, ya que encuentro fascinante la posibilidad de descifrar las motivaciones y conductas de la gente a partir de datos precisos). Tras tomar el test pensé que mi tipo era el INTJ, a veces apodado "el estratega racional" o "la mente maestra". Pero después de vagar por internet recopilando información y comparando, noté que algunas características de este tipo no concordaban con mi forma real de ser sino más bien con una imagen que quería hacerme en mi cabeza de cómo quería ser. Finalmente y después de agotar mis fuentes principales, ver un montón de videos, leer un tambache de páginas web, clavarme un rato en foros, coleccionar pines sobre esta teoría y revisar varias veces los tipos y sus características, llegué a la conclusión de que mi tipo correcto es en realidad el INTP, también conocido como "el filósofo racional" o "el arquitecto", y que se ajusta en un 99% a mi forma real de comportarme en la vida -incluyendo la realización de esta investigación y la confección de esta entrada de blog-.

En mi investigación también encontré que no soy el único que ha quedado colgado como alpinista entre estos dos tipos tratando de delucidar a cuál pertenece. El problema, según veo ahora, reside en parte a que los INTP analizamos tanto cada detalle de información, que intuimos el alcance y la dirección a la que apunta cada pista y cada pregunta, por lo que tenemos la mala costumbre de "falsear" las respuestas a los tests para obtener el resultado que nos parece más atractivo. He respondido el test en repetidas ocasiones con la mayor calma posible y casi torturándome para responder con veracidad, honestidad y mucho análisis a cada pregunta y a excepción de la primera vez, todos mis resultados han apuntado al tipo INTP, que por cierto ha resultado un retrato bastante fiel de mi persona.

¿Y todo esto de qué me sirve o en todo caso de qué le sirve a cualquier persona? Pues muy sencillo: conocer y entender tu tipo te dice muchísimas cosas sobre ti mismo, cosas que sabes y cosas que ignoras (o mejor dicho, que prefieres ignorar por comodidad). El MBTI es mucho más que solo 4 letras que te restriegan en la cara tus preferencias, ya que si lo estudias con un poco de paciencia, encontrarás que la relación entre esas preferencias y las funciones que de ellas se derivan pueden explicar a fondo no solo tus gustos y la forma en la que actúas, sino tus virtudes, tus defectos, las cosas que no te dejan ser feliz, la forma en la que puedes crecer como persona respetando tu personalidad, las cosas que puedes hacer para fortalecer las partes de ti mismo que son débiles por naturaleza, las cosas que debes saber para convivir más sanamente con la gente que amas, el tipo de carrera o trabajo que puede resultar más satisfactorio para ti, y lo mejor de todo: la forma en que puedes aceptarte por completo y estar bien contigo mismo sin luchar contra cosas que haces sin intención y que de no trabajarlas te impiden ser la mejor versión posible de ti mismo.

Ahora, al grano.



¿INTP o INTJ?

¿Filósofo o Estratega?      ¿Arquitecto o Mente Maestra?




El INTP es un pensador y un explorador. Considera con cautela la vida y la manera en la que todo se interconecta en ella. Está preocupado con la pregunta eterna acerca de cómo vivir. Detesta la idea de una vida mediocre y tiene un profundo sentido de que debería estar haciendo algo importante. Pero para saber lo que eso implica, debe conocerse primero a sí mismo. El autoconocimiento precede a la acción. Desafortunadamente, conocerse es una tarea complicada que puede tomar décadas, y aunque quisiera hacerlo, no puede ponerle pausa a la vida mientras lo averigua. Por ello a veces se siente forzado a tomar decisiones precipitadas o a hacer compromisos importantes que no desea.

El INTJ es un planeador y un estratega. Está orientado a la visión, a los símbolos y a los conceptos. Es silenciosamente innovador, perspicaz, un creador totalmente conceptual y lógico. Busca el entendimiento a través de la crítica. Aplica el criterio de la funcionalidad a todo lo que lo rodea. Es seguro de sí mismo, decisivo, independiente y muy determinado. Persigue las oportunidades, la competencia y la capacidad. Mejora todo lo que toca. Actúa y logra. Si su deseo de eficacia y perfección no es controlado puede caer en la telaraña del perfeccionismo idealista.




Si eres INTP Introvertido-iNtuitivo-pensador(Thinker)-Perceptivo– tus funciones cognitivas en orden de preferencia y uso son:



1) Función Dominante (cómo tomas decisiones): Ti (Pensamiento introvertido / Thinking introverted) – La Precisión


Es la función que te guía desde que eras un niño (o una niña). Desempeñas esta función totalmente en automático, ya que la ejercitas a diario. Es tu función preferida y con la que te sientes más cómodo, es una función introvertida, lo que significa que la realizas dentro de tu cabeza.

Ser preciso significa que le das suma importancia la lógica, a la razón, a la consistencia y a los principios objetivos, y que para comprender y resolver cualquier situación, problema o sistema, le das a la razón un peso casi absoluto por encima de las circunstancias particulares, los hechos personales o las implicaciones sociales o sentimentales. El pensamiento introvertido es una función crítica, por lo tanto te tomas a ti mismo y a tu vida con gran seriedad.

Es probable que durante tu infancia hayas desarrollado esta función concentrándote en actividades automotivadas tales como dominar un videojuego, aprender a utilizar algún programa de computadora, conseguir las mejores calificaciones en la escuela, tocar un instrumento musical, romper tus récords personales en alguna prueba de atletismo o lograr la excelencia en alguna otra actividad específica cuyas metas y medidas definiste tú mismo.

Confías en tus marcos de referencia internos porque sabes que están bien fundamentados. Tu mente tiene una estructura firme, lo cual te da un fuerte sentido de control interno.

La autodisciplina no representa un problema real para ti, ya que sabes cómo trabajar para manejar de manera efectiva tus pensamientos y tu vida. Gracias a esta naturaleza disciplinada articulas las actividades como metas o retos con reglas específicas diseñadas por ti mismo, ya se trate de actividades físicas (como lograr tu tipo de cuerpo ideal), intelectuales (aprender un idioma o dominar un tema), prácticas (aprender a cocinar o tocar un instrumento musical), psicoemocionales (autorrealizarte) o, en la vida adulta, interpersonales (corregir o perfeccionar una relación familiar, convertirte en un buen amante). Desafortunadamente, debido a la influencia a menudo impredecible de tu función auxiliar -la intuición extravertida- terminas a menudo posponiendo, saboteando o deshaciendo tus planes.

Estás menos interesado en trabajar con hechos que con ideas y constantemente escarbas en tus propios pensamientos para comprender mejor su origen y asegurarte de que tus ideas están fundadas en un razonamiento sólido. Por esta razón encuentras inútil construir teorías basadas en plataformas conceptuales dudosas y cuando se trata de descubrir nuevos hechos, tiendes a confiar en la experimentación mucho menos que otros tipos; antes que ver las cosas con tus propios ojos prefieres alcanzar las conclusiones en tu cerebro. Tu mente explora y contrasta de manera científica y efectiva todas las opciones con facilidad sin comprobarlas empíricamente, pero por la naturaleza introvertida de tu pensamiento, sueles tener problemas para explicarle tus procesos de toma de decisiones a los demás.

Para tomar cualquier decisión en tu vida siempre te haces estas preguntas: "¿Tiene sentido lógico y analítico lo que estoy a punto de hacer?", "¿Hay congruencia en lo que estoy pensando?", "¿Estoy siendo totalmente racional?"

Para ti casi siempre es una tarea más fácil identificar las inconsistencias o las fallas lógicas de un argumento -identificar lo que no es verdad- que reconocer y asegurar con certeza lo que sí lo es. Eres excelente identificando excepciones a las reglas o imaginando argumentos tras los cuales las explicaciones propuestas podrían fallar. Gracias a tu sensibilidad para hallar estas excepciones, eres bueno tirando teorías a la basura para comenzar desde cero.



2) Función Auxiliar (cómo aprendes y cómo reúnes la nueva información): Ne (Intuición extravertida / iNtuition extraverted) – La Exploración


Esta función sirve como apoyo y equilibrio a tu función dominante. Es la segunda en tu lista de preferencias, la segunda que desarrollas en tu vida (entre la adolescencia y los 30's) y por lo tanto la segunda en cuestión de fuerza. Juntas son la pareja perfecta que balancea las situaciones.

Durante la etapa de evolución de la intuición extavertida desarrollas un fuerte interés en las cuestiones filosóficas e intelectuales, preparándote para ver el cuadro completo de las cosas. El desarrollo de esta función implica una apertura de tus juicios previos para permitir la entrada de nueva información, y como tiene un carácter extravertido y expansivo, crea en ti la necesidad de explorar una gran amplitud de ideas antes de lograr sentirte confiado acerca de quién eres y en qué crees. Por esta razón, durante tu juventud te resulta mucho más fácil identificar aquello en lo que no crees que lo que sí crees. Es posible que batalles con el nihilismo o el cinismo, preocupado por la posibilidad de que quizá la verdad es inalcanzable y que tome mucho tiempo, incluso décadas, discernir tus creencias respecto al mundo, a ti mismo y a tu lugar en el universo.

El equilibrio entre tus funciones dominante y auxiliar se debe a que, mientras que la precisión es un proceso mental interno, la exploración es una función extravertida que te impulsa a actuar en el mundo en dos ámbitos: perceptivo (captando las nuevas opciones que ofrece el mundo externo) y expresivo (dialogando con las personas).

En su rol receptivo, la exploración es el proceso por el cual reunes información más allá de los datos sensoriales, discerniendo patrones, posibilidades y potenciales que para otros pasan desapercibidos. Constantemente estás escaneando las relaciones y patrones que existen en los hechos, ideas o experiencias. Esta exploración tiene cabida en actividades como la lectura, la investigación y la escucha. Disfrutas hacer preguntas como quien tira un anzuelo, lo que te permite tener una visión cercana y un mejor conocimiento de los otros. En este sentido, eres lo que podría denominarse como un facilitador de conversaciones profundas.

También gustas de olfatear las posibilidades intrigantes. Comunmente asumes un rol de errante y buscador y en la mayoría de las ocasiones pareces no saber exactamente lo que buscas. Con tu mente abierta, puedes ver la verdad de ambas caras de un problema sin formarte conclusiones prematuras ni juicios sin garantía. Esta misma apertura hace que te guste la idea y los retos que confieren los estilos de vida no convencionales. Estadísticamente tienes el tipo más proclive a unirse a una comuna, cambiar hábitos alimenticios, tener relaciones amorosas abiertas o colectivas y vivir de acuerdo a modelos novedosos o poco comunes.

Como persona introvertida, un requerimiento indispensable cuando platicas con la gente es que tus diálogos sean inteligentes y que contengan información nueva y útil. Detestas las pláticas ligeras, la repetición y las discusiones circulares o que no aportan nada de importancia a tu intelecto. Cuando platicas o discutes con otras personas haces dos cosas: obtener información y poner a prueba la validez de tus conclusiones; una especie de lluvia de ideas interna en voz alta. A veces parece que no tienes un punto concreto que discutir, y la gente percibe un discurso desordenado, como si vagaras de una idea a la siguiente. Incluso cuando intentas convencer a alguien con ideas aparentemente lógicas y llenas de sentido, tus palabras pueden sonar de pronto incoherentes.

A veces incluso haces el papel de "abogado del diablo", o sea que tomas una postura contraria a la de tus conclusiones para obtener así nueva información que pudieras haber pasado por alto. Tienes una necesidad innata de analizar todas las opciones y de probar y rebatir tantas de ellas como te resulte posible, porque funcionas a partir de la lógica y no soportas la sensación de haber dejado fuera de la cuestión información importante.

Definitivamente no eres de los que están dispuestos a sumergirse en cualquier tipo de plática. Cuando discutes un tema que te interesa, puedes ser un conversador muy estimulante, dado que tu mente activa puede conectar fácilmente un tópico con otro creando un rango de diálogo bastante amplio. Estás más interesado en discutir ideas que en los detalles comunes de la vida de los demás, por lo que si la plática no tiene ningún interés para ti, seguramente te retraerás o buscarás el modo de redirigirla hacia algún tema relacionado que te proporcione información interesante, como cuáles son sus motivaciones, sus intereses últimos, sus propensiones o cualquier otro patrón que pueda resultar intelectualmente útil para refinar tus teorías sobre la naturaleza humana.

Dado que tu proceso de pensamiento es analítico e incesante, a menudo te encuentras en situaciones en las que parte de ti escucha a tu interlocutor (explora) mientras otra parte revisa, procesa y contrapone las ideas (precisa), por lo que a veces puedes ser percibido como una persona distraída o desatenta. En ocasiones incluso interrumpes a la gente con preguntas extra sobre cosas que quedaron atrás, ya que para ti es necesario que nada quede sin aclarar.

Explorar significa preguntarte todo el tiempo "¿Y qué tal si...?"; una pregunta que te lleva obligadamente a actuar en el mundo exterior y conseguir información. Tienes una incesante necesidad de adquirir conocimientos, aprender nuevos idiomas, leer a profundidad sobre una gran variedad de temas, practicar nuevas disciplinas, coleccionar libros, películas, música e incluso hobbies. Tienes gustos bastante amplios pero dentro de ellos eres muy selecto. Incursionas en un montón de disciplinas distintas y escuchas programas y discursos sobre temas muy variados. Eres casi un adicto a hacer resúmenes, listas y a gritarle a la gente que te importa tus conclusiones respecto a cada cosa que aprendes (¡gritárselos o escribírselos en un blog o por lo menos en Twitter!).

Como pasa con otras categorías de introvertidos, eres demasiado autoconsciente y en ocasiones incluso ansioso. No está fuera de lo común que muestres hábitos nerviosos o algún signo de que no estás completamente a gusto. Puede ser que evites el contacto visual con tu interlocutor, que constantemente cambies de posición, que cruces las manos o los brazos o que no puedas dejar de mover una pierna o un dedo aunque te sientas relativamente tranquilo. La razón de esta inseguridad proviene de que eres plenamente consciente de la naturaleza desconcertante de tu forma de explorar e interactuar con la gente.

Cuando exploras, buscas adquirir información de manera activa y extravertida, pero tratas de resguardar tu núcleo personal a menos que compartirlo suponga un avance en la recopilación de datos útiles. Tu naturaleza intuitiva perceptiva y tu carácter introvertido juegan un papel en cómo y qué tanto de los contenidos de tu interior compartes con la gente. Usualmente eres muy precavido respecto a los temas personales y sueles esconder gran parte de tus características más dominantes, como lo es tu lado racional, altamente cerebral. Esto significa que sólo unos cuantos seleccionados tienen acceso directo a esta parte de ti, mientras que los demás solo pueden suponerlo gracias a los pocos o muchos encuentros que tengan con tu trabajo, principalmente escrito. Esto puede explicar por qué sueles estar más interesado en la escritura que en la charla oral como una forma más plena y precisa de expresar las ideas que pueblan tu cerebro. Aún así, es muy probable que debido a que ocultas parte de lo que piensas y que además tienes dificultad para expresar lo que sí decides compartir, a menudo sientas que tu verdadero nivel de competencia y conocimiento pasa inadvertido.

Eres altamente individualista, detestas la idea de responder por alguien más y adoptar la visión de grupo como si fuera tuya te resulta racionalmente imposible, por lo que eres incapaz de identificarte por completo con grupos, tribus u organizaciones. Tu falta de interés y aversión respecto de la vida rígida y estructurada de las organizaciones y tu dificultad para ser comprendido por la mayoría de la gente te orilla naturalmente a desarrollar tus actividades laborales mejor como freelancer (trabajador por tu cuenta y por contrato) o como microempresario que como empleado o como parte de un equipo. Respecto a la ciencia, es más probable que tengas una visión crítica y escéptica. Puedes funcionar como filósofo de la ciencia pero difícilmente te ajustarías al papel de científico.

Como otros tipos de personas intuitivas-perceptivas, tienes una especie de relación de amor-odio con tu función exploradora. Te encanta el hecho de que te ayude a mantener tu mente abierta y tener acceso a la película completa de la vida, pero esta función también supone grandes retos. Uno de ellos es la dificultad para llegar a conclusiones firmes o tomar decisiones importantes. A veces parece que justo en el momento en el que te sientes bien por una decisión tomada o con una conclusión recién elaborada, tu mente comienza a explorar otras opciones y te hace dudar de nuevo (como ejemplo pongo el hecho de que yo mismo edité este artículo por lo menos 10 veces e incluso después de haberlo publicado por primera vez tuve que removerlo para ampliarlo y corregirlo durante algunos días antes de re-publicarlo).

Esto tiene implicaciones obvias para alguien que de por sí tiene problemas para encontrar su sitio en el mundo, ya que suele dejarte con una sensación de frustración e inquietud, preocupado de que quizá nunca encuentres lo que estás buscando. La aparente falta de progreso hacia cualquier cosa que importe es frustrante. El hecho es que como INTP, quieres desesperadamente producir cosas de gran valor y que perduren, pero también quieres asegurarte de que salgan bien y de que sean estructuralmente correctas; no quieres dejar ninguna piedra sin voltear antes de llegar a una conclusión. Disfrutas la búsqueda de la verdad por larga que sea, pero hay un punto en el que sientes que todo el mundo te presiona para que muestres tus resultados.

Los asuntos que implican decisiones importantes a largo plazo como la elección de una carrera o las relaciones interpersonales se asoman sobre tu cabeza como una nube oscura cuando entras al periodo de los veintitantos o treintayalgo años. Esto puede ser una frustración mayor para alguien con tu tipo, ya que constantemente sientes que el universo exige tus decisiones antes de que estés listo. Como todo buen introvertido intuitivo, sientes que la vida sería mucho mejor si no fueras constantemente forzado a considerar los asuntos prácticos.

Para crecer como persona debes asegurarte de que no sólo piensas con precisión, por lo que has de ejercitar constantemente tus capacidades perceptivo-explorativas. Al ser una persona introvertida, explorar el mundo puede resultar una actividad agotadora y complicada, y cuando tu mente se canse tratará de convencerte de hacer a un lado a tu función auxiliar. Por ello debes practicar y si es necesario obligarte a sobrepasar tus límites y salir de tu zona de confort: explorar físicamente nuevas actividades, sensaciones y lugares; conocer gente que no tenga nada que ver con tus círculos habituales; ponerte en el corazón de experiencias totalmente nuevas tan seguido como puedas. Empújate a improvisar con la gente y a aprender nuevas habilidades. Hazte conscientemente preguntas del tipo "¿Qué tal si...?", enfocándote en la parte positiva de las posibilidades y en todo lo que pueda expandir tu visión del mundo, y tomando elecciones sin pensar demasiado, al menos en las posibilidades cotidianas. Tomar riesgos está en tu naturaleza exploradora, pero como no es tu función principal ni puedes hacerla encerrado en tu mundo, debes practicarla bastante.



3) Función Terciaria: Si (Sensorialidad introvertida / Sensing introverted) – La Memoria


En tercer lugar de preferencia y desarrollo en el tronco funcional de tu tipo hay un proceso llamado sensorialidad introvertida: la memoria. La memoria es una función introvertida (centrada en el interior), conservativa y algunas veces incluso defensiva.

La memoria implica lazos con las experiencias pasadas y con los precedentes: la rutina, lo familiar y todo lo que es predecible. Ejerces la memoria cada vez que te preguntas "¿Esto me ha funcionado en el pasado?"

Tu memoria te ayuda a comparar los hechos presentes y las experiencias nuevas con la experiencia del pasado, en la cual confías porque es un hecho comprobado. Sueles guardar los nuevos datos en tu cabeza para usarlos más tarde, pero no sueles guardar los detalles sino la idea general de cada asunto. Por eso cuando contestas un examen puedes desarrollar la idea (aunque sueles quedarte corto de papel) pero olvidas las fechas, los nombres, las citas textuales y otros datos específicos que para ti no son importantes.

Esta característica hace que seas conservador y minimalista respecto a muchas cosas en tu mundo material: que comas sólo cuando lo necesitas (a menudo cuando el sonido de las tripas te recuerda que es necesario hacerlo), que ahorres demasiado en lugar de gastar lo que ganas, que veas el consumo en general como algo innecesario, etc.

Otro subproducto de tu sensorialidad introvertida como función terciaria es que tu necesidad de novedades físicas es mucho menor que la de las personas de otros tipos. Eres minimalista a más no poder, estás relativamente desinteresado en tu entorno físico y no buscas cambios constantes, entornos de lujo, acumulación de posesiones o grandes comodidades materiales.

También tienes una gran capacidad de sentir tu propio cuerpo desde dentro, lo cual te da acceso directo al sentido básico de ser y estar sin necesidad de estímulos externos. Esto te facilita el trabajo de explorar esta dimensión durante actividades de control de la ansiedad que requieren de una atención cercana al estado corporal interno, tales como el yoga, el tai-chi, la meditación y las técnicas de relajación.

La memoria es un proceso poco desarrollado de tu personalidad que tiende a "jalarte" hacia tu zona de seguridad, hacia la confiabilidad de lo que ya has probado antes, y dejarte llevar por ella implica volverte temeroso y por lo tanto rutinario. Este proceso se sale de control cuando le haces demasiado caso a tu naturaleza introvertida y no así a su función auxiliar. Como ninguna función puede actuar sola, si por temor o por comodidad empiezas a actuar con gran precisión pero dejando de percibir y explorar el mundo, alguna otra función debe salir a flote. Tanto precisión como memoria son procesos introvertidos, así que cuando dejas de explorar (tu proceso auxiliar extravertido), descansas de lleno en tu memoria y entonces tu comportamiento se vuelve conservador y pálido.

Si no has ejercitado tu capacidad de exploración de manera adecuada, es decir, si empiezas a confiar demasiado en los procedimientos y en las actividades conocidas, ignorando las opciones y las posibilidades presentes y futuras, tu memoria puede arrastrarte hacia un lugar fangoso en el que no querrás ya tomar ningún riesgo, estancándote tanto mental como físicamente. Es por ello que las personas de este tipo solemos sobre-analizar las cosas y concentrarnos en las posibilidades de fracaso más que en las de éxito, creando ansiedad y temor y provocando en nosotros mismos una falta de acción incluso en aquello que anhelamos y necesitamos.



4) Función Inferior: Fe (Sentimiento extravertido / Feeling extraverted) – La Armonía


De las cuatro funciones que componen tu tipo, la armonía es la menos preferida, la más elusiva, menos controlable y por lo tanto la que menos has utilizado. Si no la desarrollas, esta función puede seguir siendo casi un bebé cuyas funciones son básicas, pero potencialmente devastadoras. Podría decirse que no tienes las herramientas ni la sabiduría para desarrollar este proceso sino hasta que has entrado a la edad madura. Por lo tanto es importante que aprendas a darle su lugar y que entiendas cómo se integra en tu personalidad para crecer al máximo como persona y evitar que se convierta en un problema.

En cuanto tu función dominante, la precisión, alcanza cierto nivel de consciencia y diferenciación, la función de sentimiento extravertido entra poco a poco en juego y comienza a influir en tu persona como un pequeño contrapeso. Esto ocurre entre la adolescencia y tus años 30's, justo en la misma fase en la que está desarrollándose en pleno tu función auxiliar (la exploración).

Como tu naturaleza es principalmente pensante e introvertida, las situaciones emocionales -sobre todo aquellas que envuelven un conflicto potencial- te resultan particularmente incómodas. En términos generales te sientes desadaptado o inepto para responder como se espera de ti en una situación emocional. Esto se debe a que tu parte emocional, tan poco desarrollada, parece tener una mente y mecanismo propios que no logras descifrar.

Eres cognitivamente consciente de qué emociones son las apropiadas para cada situación, pero como tú las experimentas de un modo muy distinto y usualmente en mucho menor grado, cuando quieres expresarlas sueles parecer mecánico, falso o de plano incongruente. Esto suele dificultar las cosas para tus compañeros románticos y para otra gente que amas, dado que aún cuando eres capaz de tener sentimientos fuertes (a menos que seas psicópata), puede ser que tengas serios problemas para comunicar tus sentimientos, o incluso es posible que de hecho tus sentimientos se vean disminuidos cuando estás con la gente y aumentados cuando no están juntos.

La pequeña diatriba entre precisión y armonía es un dilema recurrente para ti. En algunos momentos sientes la necesidad de intimar con alguien y al siguiente sientes miedo de perder tu libertad a costas del compromiso. Y en efecto, la mayor parte de los otros tipos no están dispuestos a darte la autonomía y el tiempo que requieres para pensar y trabajar por ti mismo y pueden tratar de controlarte, lo que dificulta tus relaciones interpersonales. Cualquier relación de pareja satisfactoria para tu tipo de personalidad requiere que ambos sean lo suficientemente sabios y maduros y estén plenamente conscientes de lo que necesitan como individuos y como tipos de persona.

Como el sentimiento extravertido ocupa la posición más baja en tu pila funcional como INTP, para ti esta función suele ser demasiado ingenua e infantil. Esto significa que aún siendo tan lógico e inexpresivo, a veces eres inconscientemente demasiado susceptible a los estímulos, por ejemplo a las películas dramáticas o románticas o a situaciones de la vida cotidiana que no parecen ser demasiado profundas o especialmente conmovedoras para otras personas. Igualmente puedes tener una tendencia al amor a primera vista o a enamorarte fácilmente de casi cualquier tipo de persona, aunque sepas que en el fondo su tipo no es para nada compatible con el tuyo. Por ello es mejor que en cuestiones de relaciones interpersonales,hagas menos caso a tus sentimientos (que están poco desarrollados) y un poco de más caso a tu cordura (que sabe lo que necesitas), o terminarás utilizando las relaciones nada más como un entretenimiento para tener a tu función inferior a raya, en lugar de tomarte el tiempo para desarrollarla.

Tienes dificultades para contactar directamente con tus emociones fuertes, pero usualmente eres capaz de ignorarlas o separarte de ellas con mucha facilidad, casi como si no existieran. Por ello, no eres afectado por la culpa, el arrepentimiento o la vergüenza con el mismo grado que otros tipos. La gente puede sorprenderse de cuán pronto pareces estar de vuelta después de lo que generalmente se consideraría como una situación trágica, traumática o devastadora, pero para ti es algo sencillo.

Aunque tu naturaleza introvertida intuitiva haga parecer que no tienes el más mínimo interés en los demás, en el fondo de tu ser buscas la armonía legítima con y entre la gente (o si así lo entiendes mejor, buscas evitar los roces y las situaciones disarmónicas, ya que te resultan altamente incómodas y estresantes). A veces tú mismo te sorprendes por tu capacidad de disfrutar las situaciones sociales, al menos de vez en vez para variar la rutina y para agudizar tus habilidades sociales.

Aunque la conexión y la validación a nivel emocional con la gente que te rodea puede ser complicada y casi imposible debido a que aún entendiendo sus sentimientos no sueles compartirlos, tienes una necesidad de afirmación y validación. Lo más probable es que optes por canalizar esta necesidad de validación que no puedes satisfacer en el nivel emocional a través del deseo de lograr metas objetivas y ser por ellas reconocido.

Los valores interpersonales y culturales son muy importantes para ti. A menudo te preguntas: "¿Qué puedo hacer para que las necesidades de todos estén cubiertas y podamos convivir en paz?"

Dado que tu segunda y cuarta función son ambas extravertidas, bien desarrolladas pueden dotarte de cierto carisma, accesibilidad y congenialidad. Esto, mezclado con tus otras cualidades, te confiere un halo de extravagancia, ingenio y seducción.

Por otro lado, así como la memoria es cualitativamente opuesta a la exploración y suelen luchar por el puesto de apoyo, la armonía es opuesta a su vez a tu función dominante, la precisión, y siempre trata de competir con ella aunque su fuerza y desarrollo es inversamente proporcional.

Esta lucha interna entre la independencia (representada por tu necesidad dominante de precisión) y tus relaciones (representadas por tu extravertida parte armónica) suele dificultar tus relaciones interpersonales, especialmente las de pareja. A veces te abstienes de expresar tus juicios para evitar molestar a las personas que te importan (o por el temor a no ser capaz de articular tus ideas y entonces ser tomado como alguien con pobre intelecto), y como eres sensible a los sentimientos de los otros (aunque no excesivamente sensible), a veces te quitas literalmente del camino para no ofenderlos o lastimarlos. Sueles equivocar la salud en las relaciones con la armonía en las relaciones, quitando de la ecuación con una facilidad asombrosa la capacidad humana de comunicarse efectivamente.

Tus aparentes cualidades de pacificador son bastante superficiales, dado que tu función dominante es la precisión y que sabes que ayudar de manera desinteresada no es algo que cuadre con tu marco conceptual lógico. En estas circunstancias, cuando las presiones o demandas externas son demasiadas, tu débil altruismo es el primero en abandonar el bote para dejarle el mando de nuevo a tus funciones superiores.

Pero cuando no le has lugar y tiempo a tu función armónica para que se desarrolle y se exprese, y dejas que tus reservas de energía se agoten por completo (es decir, cuando llegas a momentos explosivos de grande e incontrolado estrés), tu precisión se desconecta y abandona el puesto de proceso líder, dejando el puesto de mando temporalmente vacante. La armonía trata entonces de tomar el control, pero como es una función demasiado básica puede convertirse en un verdadero problema, convirtiendo tu interés de convivencia en una obsesión total por complacer a todos y tu deseo de validación en un berrinche porque nadie te comprende ni te alaba. Cuando esto ocurre reconocerás a tu función inferior a través de tu actuación infantil, descontrolada y "fuera de ti"; como si otra persona hubiera tomado el control de tu vida y no supieras cómo detenerla. Para evitar esta situación debes tener en mente que hay que otorgarle a la función armónica su debido tiempo y su espacio y permitir que actúe de manera controlada durante los momentos de mayor tranquilidad y paz, y no durante el estrés y el cansancio.

(Dicen que)... a partir de los 30's, o en cuanto hayas logrado tu equilibrio interno y hayas consolidado tus creencias, comenzarás a sentir el balance entre tus funciones aparentemente inconciliables (la precisión interna y la armonía externa) y descubrirás que el crecimiento y la integración vienen de manera natural cuando aprendes a usar de manera efectiva y consistente las fortalezas de tu tipo (la precisión y la exploración) sin descuidar a ninguna de las otras funciones (la memoria y la armonía).







Si eres INTJ Introvertido-iNtuitivo-pensador(Thinker)-calificador(Judging)– tus funciones cognitivas en orden de preferencia y uso son:



1) Función Dominante (cómo ves el mundo y cómo aprendes): Ni (Intuición introvertida / iNtuition introverted) – La Perspectiva


Esta es tu función principal, con la que estás más familiarizado y la que domina tu vida la mayor parte del tiempo, ya que la desarrollaste durante tu infancia y la utilizas a diario. La perspectiva es una función introvertida, lo que significa que es un proceso mental interior.

Se trata de un proceso sintético gracias al cual tu interés se centra en descubrir con la mayor profundidad posible los hechos del mundo que capturan tu atención. Asimismo esta función hace que transformes activamente y de manera automática la información que recibes, convirtiéndola en conceptos abstractos y globales de manera casi inmediata. Posees una percepción muy profunda de las cosas y ves más allá de lo evidente, discerniendo sin dificultad las causas primarias y la estructura de todo lo que llega a tu cerebro.

La perspectiva es un proceso subconsciente, lo que significa que tu cerebro capta rápidamente la consistencia de las ideas a través de un marco de referencia interno, armando las piezas del rompecabezas del mundo sin que tú te des cuenta. Cuando analizas información nueva te preguntas: "¿Cuál es el significado exacto de este hecho?", "¿Cómo funciona en realidad este concepto?", "¿Cuáles son las posibles implicaciones de esta acción?"

Aprendes casi sin esfuerzo, de manera intuitiva y abstrayendo conceptos de manera subconsciente en lo que parecen flashazos de genialidad. Es posible que durante tu niñez hayas desarrollado tu intuición perspectiva a través de videojuegos, películas, revistas variadas o vagando por la web, adquiriendo conocimientos casi por casualidad y sin mayores esfuerzos conscientes.

Tus intuiciones se manifiestan a veces en forma de imágenes, patrones, símbolos o sueños. Disfrutas jugar con las ideas, las perspectivas, las teorías, las historias, los símbolos y las metáforas. Sueles explicar tus teorías y descubrimientos a través de ejemplos, metáforas, y analogías. Cuando entiendes cuál es el motor y el funcionamiento de las cosas a menudo sientes como si hubieras echado un vistazo al futuro inmediato, ya que ves el orden lógico de todo.

Te interesa la totalidad, no los detalles, ya que tienes una visión especialmente sintética de las cosas. Estás naturalmente adaptado para ver de manera inmediata el cuadro completo; no puedes evitar ver la causalidad de los acontecimientos y la manera en la que todo está interconectado.



2) Función Auxiliar (cómo tomas decisiones): Te (Pensamiento extravertido / Thinking extraverted) – La Eficacia


Tu función auxiliar es el pensamiento extravertido, es decir la eficacia. Esta función sirve como apoyo principal a tu proceso dominante (la perspectiva), y es el punto de mayor crecimiento potencial para ti como persona, por lo que te conviene desarrollarla al máximo. Su carácter extravertido equilibra la naturaleza introvertida de tu proceso dominante. Esto significa que siempre estás abierto a recibir retroalimentación respecto a la calidad y claridad de tus ideas para tomar decisiones finales.

Como pensador crítico (segunda y cuarta letras de tu tipo: T y J) te esfuerzas en estructurar, ordenar y controlar el mundo externo de manera racional. Tu enfoque hacia las cosas es sistemático, metódico, intencionado y estratégico.

Buscas lógica y consistencia en el mundo y te preocupas por las leyes y las reglas, así que aplicas en él tus ideas y conceptos. Quieres que los sistemas y operaciones del mundo estén controlados, ordenados y que sean funcionales y precisos. Apoyas la idea de un juego estandarizado de métodos colectivos para evaluar e implementar lo que es racional. Crees fuertemente en el método científico porque tu pensamiento extravertido tiene un carácter positivista y está naturalmente dirigido a la acción.

Tu intuición funciona de manera casi inmediata, aún así te gusta tomarte tu tiempo para ordenar todo y formar tus juicios sin forzar nada, aunque tu lógica te dicta que también debes poner manos a la obra cuanto antes para darle vida a tus teorías. Estás cómodo dejando tu mente abierta, confiado de que tu capacidad perspectiva reflexione sobre las cosas, pero al mundo externo lo prefieres ajustado, preciso, exacto, medible y calificable.

En cuanto tu visión respecto a un asunto ha sido clarificada (lo cual ocurre rápido gracias a tu capacidad de perspectiva), utilizas tu pensamiento extravertido para formular definiciones, planes, políticas, clasificaciones y procedimientos que te ayuden a desarrollar un sistema perfectamente racional y ordenado. así que procedes siempre de manera lenta y cautelosa, tratando de evitar los obstáculos y estar preparado para las contingencias.

A diferencia de tu capacidad perspectiva, que funciona de manera mayoritariamente subconsciente, tu parte eficaz es totalmente racional y sistemática, y por ello sirve para analizar y darle forma racional a las intuiciones, como si se tratara de un programa para descomprimir los archivos que recibe. Sin ella, te resultaría prácticamente imposible traducir tus intuiciones para que los demás te comprendieran.

La eficacia es un proceso impersonal que implica juicios a partir de hechos, datos y otras consideraciones objetivas. Como persona eficaz, puede decirse que conviertes al mundo en una máquina gigante, en un sistema de partes interrelacionadas que funciona de manera predictiva de acuerdo con las leyes de causa y efecto, manteniendo siempre en mente la secuencia lógica racional. Una vez que has tendido los rieles, avanzas impasible como una máquina de ferrocarril.

Gracias a que eres racional y enfocado en la eficacia, te sientes cómodo trabajando en organizaciones y entornos de investigación formales. Sientes que la estructura y la forma externa son necesarias y que si aún no las hay, tú puedes garantizarlas. Si notas que en el equipo de trabajo hace falta un líder, estás dispuesto a tomar el puesto. Esto te facilita encontrar un nicho cómodo y seguro en las carreras académicas o científicas.

Empaquetas y conservas los datos en su forma original, lo que te permite recordar hechos, fechas, nombres, número y procedimientos con rigurosa y asombrosa exactitud. Esto último, aunado a que estás consciente de tu perspicacia, puede convertirte no sólo en una biblioteca andando, sino en una fuente de información lista para dispensar datos e ilustrar a los demás (una de las pocas actividades en las que logras interactuar con la gente). Algunos pueden pensar erróneamente que eso te convierte en un sabelotodo arrogante cuando en realidad es posible que tan sólo seas un gran profesor que quiere y sabe cómo compartir lo que sabe.

Constantemente te formulas preguntas como "¿Qué método y solución funcionan mejor aquí?", "¿Qué elementos necesito para lograr resolver este problema?", "¿Cómo mejoro este proceso?" Ser eficaz implica acción: tu naturaleza te exige aplicar tus ideas en el mundo externo.

Como proceso extravertido de pensamiento, tu enfoque objetivo generalmente va de la mano con mediciones y estándares cuantitativos. Nunca eres vago o ambiguo y prefieres emplear definiciones, políticas, planes y procedimientos precisos. Determinas de manera cuidadosa el camino para llegar de un punto a otro, utilizando tantos mapas, instrucciones y etiquetas como sean necesarios. Siendo rigurosos, la burocracia del mundo moderno podría verse como un subproducto de una precisión descontrolada.

Eres un campeón del desarrollo y de la utilización de metas claras y medibles. Tras recibir la visión global que te proporciona tu proceso intuitivo de perspectiva, utilizas la eficacia para convertir esa visión en un catálogo de objetivos medibles y para delinear los pasos y estrategias necesarios para su realización.

Para ejercitar esta función es importante explicarle a los demás de modo racional, cada vez que se presente la posibilidad, tus intuiciones y conclusiones. Esto te ayudará a salir del modo predefinido de percepción intuitiva y llegar a tu fase crítica, promoviendo una personalidad más balanceada y diversa. Sin embargo debes ser paciente, ya que la inhabilidad natural de los otros para ser imparciales, objetivos y centrados en la realidad y en los datos lógicos suele ser una fuente de frustración para ti.

También es muy útil que procures siempre llevar tus ideas a cabo en forma de proyectos funcionales, y que te forces a lanzar e implementar tus proyectos al mundo de inmediato, incluso antes de que te sientas listo para hacerlo. Toma el rol de líder de vez en cuando, organiza y delega responsabilidades para hacer que las cosas ocurran, en lugar de sumergirte en la labor manual como un eslabón más del proceso. Crea un impulso y una aceleración dando tú mismo el primer paso de tus proyectos tan pronto como te sea posible. Concretar proyectos y poner manos a la obra está en tu naturaleza eficaz. Recuerda que ninguna idea es perfecta y que está bien si un plan falla, porque es a través de los errores como aprendemos y crecemos. Algo imperfecto pero terminado es mucho mejor que algo perfectamente inacabado.



3) Función Terciaria: Fi (Sentimiento introvertido / Feeling introverted)  La Autenticidad


Esta es una función cualitativamente opuesta a la eficacia y sirve como contrapeso para ella. Es una función que no tienes bien desarrollada y en la que sueles confiar cuando tu naturaleza introvertida te ha llevado a desconfiar un poco de tu eficacia (que es un proceso extravertido).

Esta función te ayuda a lidiar con una habilidad con la que usualmente no te sientes muy cómodo: las emociones internas. Se trata de un proceso que te obliga a buscar la armonía entre la acción, los pensamientos y tus valores personales. A pesar de que la gente suele pensar que eres una especie de robot insensible, la verdad es que tus emociones y convicciones suelen ser fortísimas, el problema es que comúnmente estas se extravían en el proceso de traducción y no llegan a los demás de manera clara y entendible. Este problema de traducción se debe a que la autenticidad es un proceso de dirección introvertida (hacia adentro), lo cual provoca que los demás no tengan acceso directo a tu estado emocional. En lugar de ver variaciones en la expresión o en la entonación, la gente suele encontrar en ti una presentación emocional relativamente plana y monocromática.

Respecto a la gente que te rodea, tu autenticidad se asocia con una inversión de esfuerzo emocional bastante intensa en un número muy limitado de relaciones. Esa es la razón por la cual muestras muy poco interés en las redes sociales y típicamente inviertes tu energía emocional en tu familia y en una o dos amistades. Como consecuencia de esto, tiendes a ser un compañero y padre leal y comprometido y si bien puedes ser escéptico respecto a muchas cosas, la amistad y la familia no se incluyen en ese grupo.

Estás en sintonía con las distinciones sutiles que emanan de la introspección y de la consulta de tus propios sentimientos, y por ello eres capaz de sentir de manera innata lo que es verdadero y lo que es falso en una situación. La autenticidad se expresa en tu cabeza a través de la pregunta "¿Esto se siente correcto?" y las respuestas a esta pregunta son reflexivas, subjetivas y emocionales, y usualmente te permiten crear momentos de alegría y gran intimidad que en otras circunstancias serían casi impensables para alguien introvertido como tú.

Tu naturaleza perspicaz efectiva se muestra en el terreno profesional como sabiduría, que aunada a tu autenticidad puede llevarte a iniciar un cambio o alguna reforma social, ya sea en los negocios, en la política, en la economía o en la educación. Eres altamente sensible a la injusticia, especialmente contra aquellos que percibes como incapaces de defenderse, como los niños, los ancianos o los pobres. Esta capacidad también puede jugar un rol en los procesos de desarrollo estratégico o en los planes logísticos para la reforma de sistemas con fallas.

Pero debes tener cuidado, ya que si tu función auxiliar (la eficacia) no está bien desarrollada, tu autenticidad puede tomar las riendas y transformarte peligrosamente en un perfeccionista idealista o en alguien que se sobreprotege emocionalmente. Cualquiera de estos estados suele provocar que no hagas lo que tiene que ser hecho sino únicamente aquello que te hace sentir bien.



4) Función Inferior: Se (Sensorialidad extravertida / Sensing extraverted) La Sensación



Esta es la función menos desarrollada en tu personalidad y con la que usualmente estás menos cómodo, ya que por un lado se vuelca hacia el grupo (y tú eres una persona mayoritariamente solitaria) y por el otro hace caso a los sentidos (y tú eres principalmente lógico). Esta función se manifiesta como una atención cuidadosa a los detalles presentes (principalmente los visuales) a través de la pregunta: "¿Qué está ocurriendo justo aquí y ahora?" Comprender esta función, familiarizarte con su elusividad e integrarla en tu vida con sabiduría es esencial para redondear de manera satisfactoria tu personalidad.

Es gracias a tu sensorialidad extravertida que coleccionas de manera inconsciente vastas cantidades de información sensorial del mundo externo, incluyendo cosas sutiles que otros tipos de personalidad tienden a ignorar. Tu cerebro reenvía estos datos a tu función dominante quien entonces les da sentido, ensamblándolos como piezas de un rompecabezas. Es esta la manera en la que se forma aquella impresión automática y casi mágica que te revela en un instante las realidades más profundas y los patrones intuitivos que subyacen a los datos. A pesar de que sueles tomar todos esos datos del mundo exterior, es tu naturaleza intuitiva la que se encarga de procesarlos subconscientemente, por lo que no pareces estar especialmente interesado en los detalles concretos y particulares de lo que hay a tu alrededor. Esta absorción pasiva y subconsciente de los detalles externos hace que los conocimientos lleguen a ti sin notarlo, pero también te hace susceptible a la sobreestimulación en situaciones ruidosas o caóticas.

En la fase comprendida entre la adolescencia y los 30's, esta inclinación a la novedad y a lo sensible puede llevarte a tomar decisiones cuestionables respecto a tu carrera o tus relaciones interpersonales, causando confusiones, por ejemplo, amoríos con personas de tipos totalmente incompatibles y hasta opuestos.

Con el tiempo y un buen desarrollo, es posible que te intereses más y seas más abierto a las novedades sensoriales, lo que puede despertar en ti un gusto por la comodidad material, el lujo y las emociones físicas.

Pero si esta función aflora en tu personalidad en momentos de alto estrés, descontrol y sin intención de tu parte, en lugar de simplemente captar la realidad presente puede ser que te muestres obsesivo por los detalles. La razón de ello es que la sensación es diametralmente contraria a la naturaleza de tu función dominante, y en cuanto esta se descuida, la sensorialidad suele intentar tomar su lugar como proceso principal.

La razón de que a veces veas las cosas sensibles como fuente de gran placer e intriga y en otras ocasiones como fuentes de estrés o frustración depende del momento y las circunstancias, pero en el fondo se debe a que la relación entre tu intuición introvertida y tu sensorialidad extrovertida es una relación natural de amor / odio.





La mayor parte de la información utilizada para la elaboración de esta entrada ha sido recopilada, traducida y semidigerida desde:
Personality Junkie
Personality Hacker
The Myers & Briggs Foundation

4 comentarios:

Shandi dijo...

Fascinante, esto es justo lo que estaba buscando... aunque me deje, en principio, más dudas que certezas. De todos modos estaba por hacer lo que hiciste (recorrer todo Internet para estar segura) pero ahora con un poco más de claridad. Gracias, muchas gracias.

Anónimo dijo...

Soy INTJ-A, comento para agradecer la labor que has llevado a cabo con este blog, respecto al tema, sin duda es muy interesante el como funciona la mente humana, simplemente fascinante.

Saludos.

CARLOS VAZQUEZ dijo...

Aqui un INTP que lleva 1 semana leyendo sobre el tema, nunca se tiene demasiada informacion 😅😅

Schessire dijo...

soy INTP y creo que uno de mis mayores problemas al tratar con las personas es que no me puedo contener cuandos estan equivocados y los corrigo ademas de expresar los nuevos conocimientos que he adquirido pero a veces sin plantearlos de la manera apropiada.
Esto hace que me vean como una persona arrogante, y no soy asi pero es tan dificil contenerse